Hoy es

María José Ruíz Berenguer ABRAZA A VENUS


He tenido la oportunidad de visitar el proyecto que María José Ruiz Berenguer -interiorista (y gran exteriorista añado), artista, pero sobre todo, amiga- ha presentado este fin de semana en los escaparates y exteriores de la Boutique Loren´s, dentro del proyecto A la Vega Arte. Para ello se ha rodeado de un gran equipo de amigos que han aportado contenido a una idea que, solo a ella podía rondar por la cabeza: utilizar el "Nacimiento de Venus" de Botticelli para adaptarlo a un escaparate, manteniendo su simbología, al tiempo actual con el fin -y son palabras de ella- de "despertar sensaciones  y emociones; en definitiva, no dejar indiferente". 
Pues bien, has sido capaz de despertar sensaciones y emociones, y desde luego, no has dejado indiferente a nadie. Enhorabuena.




Fotos de Jennifer-Virginia Rotter


Seguir leyendo...

Trágico accidente al volver de la Feria de DOLORES

La casilla de los Peones camineros a la entrada de Almoradí
Uno de los accidentes de circulación más trágicos ocurrido en nuestra localidad tuvo lugar la noche del domingo 5 de agosto de 1934. Según la prensa de la época, un carro que venía de la feria de Dolores, a la altura de la casilla de los peones camineros, se encontró con una motocicleta conducida por su dueño Juan Nolasco Mendiola, de 26 años y soltero, el cual llevaba en el asiento de atrás a Blas Martínez Girona, casado de 28 años y vecino también de Almoradí.
Al ir a pasar dicho carro le topó a éste, a cuyo golpe despidió al citado Blas a unos ocho metros y el carro con la bestia fue lanzado fuera de la carretera hacia un bancal a unos cinco metros.
Al choque salió despedida del carro la niña de seis años Carmen García, hija de Antonio (también conocido por José) García, que con otros familiares venía en el carro de las fiestas.
Pero todo se complicó, ya que en el mismo momento de ocurrir el accidente pasó un coche marca Ford conducido por un muchacho de Cartagena.

De resultas del accidente resultó muerta casi instantáneamente la citada niña que sufrió la fractura de la base del cráneo, y el ocupante de la moto, Blas Martínez resultó gravemente herido.
Ambos fueron asistidos en la clínica del medico titular de Almoradí don Vicente Sirvent, el cual fue ayudado por los médicos Julio García y Vicente Cañizares.
El conductor del coche fue detenido, no habiéndolo sido el de la moto por estar también herido.
Finalmente, en la madrugada del lunes falleció también  Blas Martínez Girona.
Seguir leyendo...

Arranca A LA VEGA ARTE, grupo de artistas plásticos de la comarca


Hace unos meses, un numeroso  grupo de artistas plásticos de la comarca -entre ellos varios almopradidenses- decidió formar una asociación (algo que ya os conté AQUÍ), con el fin de promocionar y ejecutar actividades relacionadas con la creatividad artística en todas sus variantes. Pues bien, A la Vega Arte que así se llama, arrancó de manera oficial el pasado sábado y prometen muchas novedades.
Para empezar, unas jornadas de puertas abiertas, de las que incluyo su programación, para el próximo fin de semana. 
  





Seguir leyendo...

EL SEISMO DE 1829 (4ª parte)


TESTIMONIOS (Publicados en los periódicos de la época)Huerta del que fue Almoradí, 26 de marzo de 1829

Del temblor ha resultado definitivamente haber desaparecido este pueblo. Sólo quedan cinco casas quebrantadas sin reducirse a escombros. Se llevan sacados 157 cadáveres de entre las ruinas, y no estarán menos de 80, a quienes se trata de dar sepultura. También han perecido bastantes caballerías, pero hasta ahora no puedo especificar el número.

(El Correo, nº 113, 1 de abril de 1829)
Campamento de Orihuela 24 de Marzo de 1829

Queridos hermanos: ya no existe Almoradí. El sábado 21 del que rige, al

Seguir leyendo...

"Tejidos y Novedades Manolo"

                                            anuncio de 1970
Este no va a ser un artículo más de los que habitualmente incluyo en este blog, y no lo va a ser porque la pequeña historia que voy a contar es la de una persona muy especial. Sus padres trabajaban de jornaleros en la finca “La Torre” en la Cruz de Galindo y allí fue donde el destino le llevó a nacer por los años 20, aunque la mayor parte de su niñez y juventud la vivió en Catral. Allí comenzó con su hermano José “el Charles” a cobrar recibos del “Ocaso” y a vender y cambiar novelas de bolsillo, a modo de kiosco ambulante. Algunos años después, recién casado, volvió a su pueblo con intención de quedarse para siempre, ya como agente para la zona de Almoradí.

En su bicicleta se desplazaba semanalmente a Orihuela para hacer la liquidación de los cobros con la Agencia y de allí se traía pequeños encargos, atados en el sillín trasero, que le hacían sus clientes. Así comenzó su aventura comercial, en una pequeña vivienda en la calle del Príncipe (actual Virgen del Pilar), primero con una mesa de comedor que hacía las veces de mostrador, vendiendo a plazos (ó mejor dicho “fiao”) camisas y cortes de vestidos, y cobrándolos semanalmente junto a los recibos de “la muerte” en su bicicleta. A finales de los 50 conseguía trasladarse a la calle Larramendi y abrir su tienda. La “tienda de Manolo” ya era un local con mostrador, con estanterías y hasta escaparate.
La vieja bicicleta dio paso a una Citroën DKV gris de segunda mano y más tarde a un flamante Renault 4. Por entonces la familia ya estaba compuesta de tres hijos y un perro (como olvidarse del “moro”) hasta que algunos años mas tarde se completó con la llegada de “la pequeña Inma” (del “moro” nunca más se supo).


El resto ya os lo podéis imaginar, a sus ochenta y tres años goza de una salud que ya la quisiera para mí, y la pequeña tienda que él inició en el sillín trasero de su bicicleta sigue abierta, aunque ahora son sus hijos los que la dirigen con el nombre de “Latorre”, casualidades de la vida, el mismo que el de la finca donde nació.
De él puedo dar fe de que es una buena persona, una gran persona a la que quiero, y que, casualidades de la vida, es mi padre…

(Gracias por vuestras primeras 10.000 visitas)


                                                            Finales de los 60
Seguir leyendo...

Primer cementerio "extramuros" de Almoradí

Hasta principios de 1800 los muertos eran enterrados en las Iglesias, y en el caso de Almoradí, también en el cementerio situado al pie de la torre de la Parroquia (algo que ya expliqué AQUÍ), y que según Montesinos estaba “en mal puesto, castigado por el continuo sol que le está dando todo el día; y por lo tanto expuesto el pueblo a una peste por la ventilación de sus aires corruptos”. 

El Rey Carlos IV ordenó en 1804 establecer cementerios a las
afueras de las poblaciones en beneficio de la salud pública, prohibiendo los enterramientos en los templos.
El nuestro se construyó por la Orden Pía del Hospital de Santa Lucía, a partir de 1818, al inicio del camino del río, en lo que hoy es la sede de la Junta Mayor de Semana Santa (y durante la dictadura, Panteón de los Caídos).
Medía 50 metros de longitud por 27 de latitud (1350 m2), y aunque en aquél entonces bastaba sobradamente para cubrir las necesidades de la población, lo cierto es que a lo largo de todo el siglo varias tragedias acabarían por saturar completamente el espacio previsto (especialmente el terremoto de 1829).
Vista aérea de 1929, a punto de clausurarse. Increíble cambio urbano
si lo comparamos con la actualidad. El gran edificio que a parece
cortado a la izquierda es la fábrica de conservas PALMER con el pequeño
barrio del Matadero (hoy quedaría a la altura de pollos Cases.
Las Ordenanzas Municipales se encargaban de regular los enterramientos de acuerdo a los siguientes siete artículos:
Art. 168- Solo se permitirá retener un cadáver en la casa donde haya fallecido, por el tiempo de veinticuatro horas, pero podrá ser colocado en la sala o depósito del Cementerio hasta que presente señales de descomposición.
Art. 169- Los cadáveres serán conducidos al cementerio cubiertos completamente sin permitirse que las tapaderas sean de cristal.
Art. 170- En ninguna casilla o nicho donde haya un cadáver podrá hacerse nueva inhumación hasta pasados dos años.
Art. 171- Las inhumaciones que no se hagan en casillas o panteones, se verificarán en una zanja de metro y medio de profundidad con la longitud y latitud convenientes, y en el mismo espacio no podrá enterrarse otro cadáver hasta transcurridos cinco años.
Art. 172- Debe dejarse un espacio de cincuenta centímetros por lo menos entre hoyo y hoyo.
Art. 173- Las cubiertas y tapaderas de las cajas o ataúdes deberán cerrar flojas, por encaje, no siendo permitido el cierre con clavos, aldabillas, pestillos, tornillos o goznes.
Art. 174- En la sala o deposito del cementerio habrá siempre una mesa de mármol destinada, no solamente para las autopsias, sino que también servirá para depositar sobre ella los cadáveres a que hace referencia el articulo 168, quedando su conservación y limpieza a cargo del sepulturero municipal.

Finalmente, el 15 de marzo de 1911 el Ayuntamiento decidió en pleno “iniciar el estudio de un nuevo emplazamiento para el cementerio, dado que era insuficiente el que existía debido al crecimiento de la población."
Seguir leyendo...

El Cine Alcázar

La pantalla del Alcázar, años más tarde adquirido por la familia Miravete.
(Foto de Manuel Follana Sirvent)
En 1950 -en plena época dorada del cine de Hollywood- la demanda de salas iba en aumento, dado que era un espectáculo relativamente nuevo, y a excepción de la radio, el único que nos mostraba una ventana al mundo. Dado que el Cine Miravete o el Teatro Cortés se quedaban pequeños cada domingo, era necesario buscar una alternativa, algo que llegó con el gran Cine Alcázar, puesto en marcha por la familia Follana -administradores a  la vez del Cortés- que abrió sus puertas con lo mejor de la tecnología yde entonces. ¿Lo recuerdas?


La inauguración del Alcázar en 1950 con la familia Follana
(Foto de Manuel Follana Sirvent)



Seguir leyendo...

Un NIÑO ASESINADO por CELOS




El conocido como “Parricidio de los Penalva” del año 1912 ha sido el suceso mas mediático de los ocurridos en el término municipal de Almoradí, pero no el único.
A principios del mes de mayo de 1925 se publicaba en diferentes periódicos la noticia del asesinato de un niño de solo nueve años.
Este es un resumen de la trágica crónica:
 “Llegan las primeras noticias de un crimen ocurrido anoche en el pueblo de Almoradí. En una finca conocida por “Casa Pérez”, que se halla en los alrededores de la huerta de dicho pueblo, prestaba sus servicios como mozo de labor Ramón Jiménez, de veintitrés años, al que ayudaba un muchacho huérfano.
Anoche, 5 de mayo, sobre las diez de la noche, el Jesús se acostó en la pajera de la casa quedándose el Ramón arreglando las caballerías, entrando como una hora después en la pajera donde dormía el niño y sin que éste se diera cuenta de lo que pasaba ni oponer resistencia, cogió una soga y poniéndosela al cuello con un nudo corredizo tiró de ella hasta estrangularlo, y una vez muerto lo puso dentro de un capazo para arrojarlo al pozo de la finca.
Sobre las tres de la madrugada el dueño de la finca, no oyendo que se levantaran para dar los piensos a las caballerías, les llamó, y como no respondieran fue al cuarto de los mozos, viendo entonces que no estaban.
Por la mañana, sospechando que algo extraño ocurría, dio cuenta a la Guardia Civil.
Una pareja, después de varios registros, llegó hasta la casa de la familia del Ramón, en Benijófar, y aunque su madre negó en un principio que estuviese allí, ante su voz tan trémula y rostro decompuesto desconfiaron y sospecharon que no se encontraba muy lejos.
Allí le encontraron, escondido entre unos sacos, aterrado…
-No me peguéis, que yo confesaré.
Y a continuación relató como había  perpetrado el crimen y borrado todas las huellas, acompañándoles hasta el pozo, que tiene cuarenta metros de profundidad, al que fue muy difícil acceder, y donde finalmente se encontró el cadáver del niño con una soga atada al cuello, procediéndose a su extracción.
Una gran multitud indignada,  ante la atrocidad de la que estaban siendo testigos, intentaron linchar al criminal, pero éste fue metido rápidamente en un automóvil y conducido a la cárcel de Dolores, para ponerlo a disposición del juez, donde también hubo intentos de linchamiento contra el criminal.

En la edición del día siguiente se ampliaba la información con nuevos datos.
“La casa de labor donde se realizó el hecho se llama “La Loma” y no “Casa Pérez” como dijimos ayer. “La Loma” que se halla enclavada en la partida rural de Los Pinos, es propiedad de don Manuel Antolinos, y en ella trabajaba desde hace años el mozo Ramón Jiménez, gozando de la total confianza del dueño.
En el mes de febrero último fue admitido en la finca el niño Jesús Paredes cuyo padre, que había quedado recientemente viudo, emigró del pueblo para ir a trabajar a Albacete, después de colocar en distintas casas de labor a sus cinco hijos asegurándoles cobijo y pan.
Desde que el muchacho entró en La Loma, le cobró odio por la laboriosidad, diligencia y bondad del niño, al que consideraba un intruso; reprochándole todas sus acciones y denunciando al patrón la más leve falta de ropas.
No se sabe si esta constante persecución llegó a provocar alguna cuestión entre ellos, sí que parece que el patrono había reprendido varias veces al envidioso criado y hasta le había amenazado con despedirle si se metía tan desconsideradamente contra el chico.
Éste era muy querido en la finca, y más útil para muchos pequeños servicios de la casa.
Los celos –según la declaración del asesino- fueron creciendo hasta la noche del crimen en que, hacia las cuatro de la madrugada, le estranguló con una cuerda.
Luego sacó el cadáver al campo con idea de enterrarlo; pero al ver el pozo rectificó su intención y lo arrojó a él, marchando en seguida a Benijófar.
Allí le contó a su familia que había regañado con su amo y que se iba a buscar trabajo lejos de la provincia. Cuando estaba preparando la ropa llegó la Guardia Civil, y Ramón, estrechado a preguntas, confesó su crimen.”


El 15 de diciembre de 1926 comenzaba en la Audiencia de Alicante la vista de la causa, con gran afluencia de público y profesionales, dados los “caracteres del crimen, algunos de complicada génesis psicológica,  que atrajeron la curiosidad de la opinión pública”. 

“El procesado, hombre menudo, impulsivo y brusco al contestar a preguntas del fiscal hizo revelaciones sensacionales.
Según su relato, no fue él sino el amo de la casa, Manuel Antolinos, quien asesinó al desgraciado niño, y si él se declaró autor fue tan sólo ante las súplicas de la mujer de Antolinos que le prometió lograr su libertad mediante dinero.
Antes estas manifestaciones, la defensa del procesado solicitó la suspensión del juicio con el fin de que se practicase una información sumaria suplementaria, algo a lo que el Tribunal no accedió.
Si accedió la sala a un careo entre el procesado y Manuel Antolinos repitiendo aquél sus afirmaciones, y negando el Antolinos las acusaciones.
Los peritos médicos propuestos por la defensa afirmaron que el procesado no era un loco ni un imbécil, sino un retrasado mental, consecuencia indeclinable de su falta de cultura.
Manifestaron que no habían podido someter al procesado a pruebas más concretas por haberse obstinado durante mucho tiempo a figurar una locura totalmente ilusoria.
Estaban convencidos de que era consciente de sus actos y que conocía el mal que causaba, si bien no podía medir su alcance moral.
Terminada la prueba el Ministerio fiscal mantuvo sus conclusiones ratificando la petición de cadena perpetua ya que “era imposible estimar circunstancia atenuante alguna, pues se trataba de un perverso que cometió un delito por envidia a un niño del que temió una supremacía en la casa donde prestaban sus servicios, al igual que lo pudiera hacer un hombre cuaternario disputándose la presa con un semejante”.

La defensa alegó que del expresado delito no es responsable el procesado por la razón fundamental de que el autor material del hecho de autos no lo era moralmente, ya que siendo un loco moral no se le podía imputar ningún hecho por él producido.
Y por lo tanto, pedía su reclusión en un establecimiento de salud para su procedente tratamiento hasta su curación o de un modo definitivo si no sanase, impidiendo de éste modo la convivencia social a un ser en alto grado peligroso.”
Finalmente fue condenado a cadena perpetua.


Seguir leyendo...

El Origen de la SOCIEDAD UNIÓN MUSICAL de Almoradí



La "NUEVA" Sociedad Unión Musical a finales de los años veinte

La conmemoración del 114 aniversario de la Sociedad Unión Musical se corresponde con la fecha de la constitución oficial de la llamada SOCIEDAD FILARMÓNICA LA INFANTIL, fecha esta, la del 13 de marzo de 1904, de la que existe una primera escritura que acredita la fundación de una banda en Almoradí.
Pero, en realidad, ya existía una banda de música  muchísimos años antes, al menos desde 1850; es decir, CINCUENTA Y CUATRO AÑOS antes de La Infantil. Coincide en el tiempo, además, con la fundación de otras agrupaciones musicales en poblaciones cercanas, como Torrevieja o Catral.

Es difícil concretar una fecha exacta del origen de nuestra banda, porque la música, como tal, va ligada al nacimiento del propio pueblo; esto es algo que ya conté en la Revista de Feria de 2011, y que voy a ampliar con nuevos datos, y especialmente, con algunas anécdotas que pueden resultar, por desconocidas, curiosas e interesantes.
Este es un recibo firmado el 16 de febrero de 1790, en el que se paga a José Moñino 50 libras de moneda del Reino por la música de proclamación del Rey Carlos IV y funerales de Carlos III. 

16 de febrero de 1790
Supongo que se trataría de una pequeña agrupación de amigos aficionados, algo habitual entonces, y que estos tocarían en fiestas religiosas y conmemoraciones históricas, pero por el momento, no tengo más datos.

Lo que sí indica el documento, inédito hasta hoy, es la existencia documentada de 224 años de historia  musical en nuestra localidad. 

Existe otro documento, fechado el 30 de noviembre de 1850, en el  que se le paga al “Músico Mayor” por “la Música que ha proporcionado y asistido a la función del Patrón San Andrés”.
30 de noviembre de 1850
Me inclino a pensar que este el primer documento que nos confirma la existencia de una Banda, más o menos organizada, en Almoradí.

Sin embargo, el documento que acredita, inequívocamente, la existencia de una banda aparece dos años después, en 1852.
El 2 de mayo de 1852, se paga al Director de la Música de esta Villa, Vicente Grech (seguro que os suena el apellido) 690 reales de
vellón por los tres días de fiestas por el alumbramiento de la Reina Isabel II, que tuvo a la Princesa de Asturias, Isabel de Borbón.
También se pagaron, en la misma festividad, las antorchas para la Música y el alumbrado del Ayuntamiento.
2 de mayo de 1852

Hablamos de una época en la que ni siquiera existía alumbrado público…imaginarse…los músicos tenían que tocar acompañados de antorchas… cuando las bandas eran contratadas por otros pueblos, tenían que desplazarse en carro…ni siquiera existía el ferrocarril…
Este es un recibo donde el Ayuntamiento de Almoradí paga a un carretero por traer a los Músicos de Catral, en dos carros, para la fiesta de San Andrés de 1866.

A partir de esa fecha, y durante todo el siglo XIX, existen numerosos recibos de gastos municipales por el pago a la Banda de Música de la Villa, por asistir a las funciones religiosas, principalmente el Corpus y San Andrés.


30 de noviembre de 1866
Dicha Banda se mantuvo activa, aunque con continuos altibajos, hasta finales de la centuria, y aproximadamente en 1899 se disolvió…
Sin embargo, Almoradí necesitaba su banda, y solo tres años después, en 1903, se organizaron, a falta de una, DOS: La Primitiva y La Infantil.
La Primitiva, cuyo uniforme estaba compuesto de pantalón negro, y gorra y guerrera blancas, se formó bajo la dirección de Francisco Velasco por miembros de la antigua Banda, recordemos que se había disuelto solo tres años antes; mientras que La Infantil la organizó un joven profesor, llamado Vicente Míller, con niños de su academia de solfeo.

De esta última, La Infantil, es de la que guardamos la escritura de constitución que actualmente cumple su 110 aniversario.
Durante algunos años fueron bandas rivales, aunque no les quedó otra que convivir y entenderse…

La Primitiva
Continuamente  eran contratadas, las dos, por el Ayuntamiento, y así, en 1905 son ambas las que actúan por primera vez en nuestra Feria. 
También las dos acudieron a descubrir las placas de la calle Tomás Capdepón, en marzo de 1906, y a la colocación de la primera piedra del Teatro Cortés, acto que tuvo lugar el 20 de julio de 1907.

Curiosamente, cuatro días después, el 24 de julio de 1907, se anunció la sorprendente visita de la Infanta Isabel de BorbónLa Chata”, y toda una importante comitiva municipal estuvo esperando su llegada a la salida del pueblo.
Nuestras dos Bandas, La Infantil y La Primitiva, uniformadas y en correcta formación, aguantaron estoicamente, bajo un sol de justicia, durante más de tres horas su llegada, hasta que, al vislumbrarse a lo lejos un vehículo escoltado, pudieron romper en acordes la Marcha Real.
La Infanta, muy educada, oyó la interpretación de las dos bandas y siguió camino sin ni siquiera bajar del coche…

Pero 1907 fue también la primera vez en la que una banda local hacía
La Infantil
su debut en un Certamen Musical, en concreto, el Concurso de Bandas Civiles de Orihuela.
El 5 de septiembre hicieron su entrada en la cercana población los componentes de “La Primitiva”, dirigida por Francisco Velasco, y recorrieron las principales calles de la ciudad hasta su entrada en la Plaza de Toros, donde interpretaron el pasodoble “A San Andrés”, obra de su director.

Me gustaría contaros que aquella participación fue un gran éxito, pero no fue así. Estuvo rodeada de una gran polémica, y es que, poco antes de que nuestra Banda se colocara en sus atriles, abrieron las puertas de la plaza, permitiendo la entrada del público, y se originó un enorme revuelo que no permitió apreciar, en detalle, su interpretación.
Las críticas al jurado llegaron desde todas las bandas participantes, a excepción lógica de las ganadoras, y todo acabó en acusaciones, amenazas y retos que, finalmente, quedaron en nada…

Almoradí no podía permitirse dos bandas, así que en 1911   una comisión gestora, formada entre otros por Pedro Reig Macía, Presidente del Casino durante casi 20 años, logró unirlas en una sola Sociedad  denominada “La Lira”, cuya acta de constitución se firmó, probablemente aquí, el 24 de diciembre de aquel 1911.

Ya un año antes, en marzo de 1910, había fallecido don Vicente Míller, director de La Infantil, así que el maestro Velasco fue quien se hizo cargo de La Lira.

Finalmente, y tras una profunda y continuada crisis, en 1927, se vuelve a refundar como “Sociedad Unión Musical”…
Pero esto último que cuento ya es parte de una historia más cercana y conocida, y aparece publicada en el magnífico libro del Primer Centenario, cuyos autores fueron Luís Martínez Rufete y mi buena amiga María Teresa Pertusa.
En él encontraréis una detallada lista de Premios, Honores y Distinciones otorgados a nuestra querida y laureada Banda….

Banda de Música primero, La Primitiva, La Infantil, La Lira…Sociedad Unión Musical…en definitiva, la institución mas entrañable, arraigada y con mayor historia de nuestro pueblo, que actualmente conmemora su 110 aniversario, a la que deseo muchísimas felicidades.
Seguir leyendo...

EL SEISMO DE 1829 (1ª parte)



“A las 6 y cuarto, en Almoradí, se padeció un espantoso temblor, y a los tres minutos una sacudida inexplicable…”Así comienza el parte que realiza el ayuntamiento de Almoradí al real acuerdo de Valencia el 28 de marzo de 1829, pidiendo socorro y caridad cristiana.
El sábado 21 de marzo de 1829 no iba a ser en el calendario un día mas, ya que se daba la circunstancia especial de que ese día comenzaba la primavera.

No puedo, ni por un momento, imaginar la angustia y la terrible situación que les tocó vivir a nuestros antepasados. El drama queda perfectamente dibujado tanto en el parte realizado por el Ayuntamiento, como en el que dirigió el Obispo Herrero a Su Majestad el Rey.

“…..de los habitantes de Almoradí que han quedado vivos, más de trescientos heridos, fracturados, contusos, y todos desnudos, hambrientos y privados de una triste choza que les sirva de albergue, se encuentran ó en los hospitales de Orihuela ó en el campo expuestos a la intemperie y llenos de terror, y los restantes ocupados buscando los cadáveres de sus padres, de sus hijos, mujeres, parientes y amigos para darles sepultura...”
Hasta octubre de 1830 (casi dos años después) no se entregaron las primeras cuatro manzanas, sólo ochenta y nueve casas de las 278 previstas.
Mientras tanto, tuvieron que soportar uno de los inviernos más fríos del último milenio. Las inundaciones en toda la Vega Baja no dieron descanso a las pobres gentes que estaban viviendo en chozas y tiendas de campaña.

En marzo de 1832 por fin está reedificado por completo nuestro pueblo: 278 casas en 26 manzanas.
Las dificultades parecían empezar a superarse, sin embargo, apenas dos años más tarde el Cólera-morbo iba a hacer su aparición en nuestra provincia, desde Redován, y matar a más de 100.000 personas en toda España ( al menos 100 en Almoradí).

Y sólo han pasado 185 años desde el 21 de Marzo de 1829….. Continuará
Seguir leyendo...

Fin de semana solidario en #Almoradí



Actos solidarios que darán comienzo el sábado 11 de marzo con la II "zúmbale al cáncer", evento benéfico consistente en la donación de pelo para aquellas personas que quieran colaborar con la causa. Además, habrán 3 horas de zumba, bailes latinos y sevillanas, peluquerías solidarias, animación, pinta caras y salón de belleza infantil. El acto comenzará a las 10:30 horas y finalizada a las 14:00 horas y tendrá lugar en la plaza del ayuntamiento de Almoradí.
El segundo acto benéfico será el domingo 11 de marzo en la casa de cultura de la Plaza San Andrés donde tendrá lugar la donación tanto de sangre, como de médula de 9:30 a 13:30. Bajo el lema “ser donante no pasa de moda, dona sangre y salva tres vidas” la concejalía de sanidad pide la participación de toda ciudadanía donante para ayudar a las personas que lo necesiten. La donación contará con la participación de la Asociación festera Moros y Cristianos de Almoradí que organizará una charanga y un almuerzo para los donantes. 

Seguir leyendo...